domingo, 14 de junio de 2009

EL CORPUS CHRISTI DE JAÉN

En 1264 el Papa Urbano IV estableció la fiesta del Corpus, situándose en el calendario litúrgico el Jueves siguiente al Domingo de la Trinidad, en la actualidad esta fiesta se trasladó al domingo siguiente de la Trinidad. Para esta celebración, que consiste en procesionar por las calles la Sagrada Hostia (Cuerpo de Cristo en la Eucaristía), los orfebres realizaban numerosas piezas con nobles metales como serán los ostensorios o custodias.

De la procesión del Corpus de Jaén existe constancia documental desde el siglo XV. Ya en la Crónica del Condestable Lucas de Iranzo se detalla cómo para esta fiesta se limpiaban las calles del recorrido y se adornaban. En el siglo XVI los miembros de la corporación municipal del Ayuntamiento tenían un papel muy destacado en el Corpus, se repartían los varales del palio del Santísimo que era portado por varios munícipes durante el recorrido. En la Plaza Santa María se levantaba un pequeño escenario para representaciones sacras o bailes que se hacían en los días previos a la celebración. Además en esta centuria también los Pontífices concederán indulgencias para aquellas personas que participaran en la festividad del Corpus al igual que en la de la Octava.


Este auge progresivo de la adoración de la Eucaristía hará que en la primera mitad del siglo XVI el Cabildo de la Catedral decida mandar realizar una custodia mayor más fastuosa. En 1536, se le hizo el encargo al orfebre Juan Ruiz (el Vandalino) que la ejecutó de 1536 á 1540. El coste total de esta obra fue 1.039.000 maravedíes y en su ejecución se emplearon 101 kilos más 200 gramos de plata. De estilo renacentista, por desgracia desapareció en la guerra civil española al ser fundida. De esta forma en 1963, el Obispo Félix Romero Mengíbar dio los primeros pasos para la realización de una nueva custodia recabando fondos para tal fin. Pero estos primeros pasos no cuajaron y no dieron su fruto definitivo hasta 1986. Para este nuevo proyecto se tomó como referente la anterior ya que existía abundante material fotográfico de la misma. La única variación de la actual pieza es su altura y peso. A continuación analizamos la estructura y motivos de la Custudia de nuestra Catedral:


Obra de orfebrería en plata.

Dividida en seis cuerpos que van decreciendo poco a poco.

Base o peana hexagonal con decoración plateresca con un friso en el que aparece escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.

Primer cuerpo: formado por seis torrecillas de columnas abalaustradas que albergan Apóstoles. La decoración es plateresca y de ahi parte un templete en cuyo interior se encuentra el ostensorio. La base del ostensorio presenta cuatro ángeles en sus ángulos (dos arrodillados y dos portando incensario). El portaviril es austero y de él parten rayos rectos y flamígeros.

Resto de los cuerpos: columnas con arcadas que cobijan Apóstoles, Santos relacionados con la Eucaristía y Santos relacionados con la provincia de Jaén. En el segundo cuerpo aparece en el interior la figura de Dios Padre, en el tercer cuerpo la imagen de la Inmaculada y el remate de la custodia lo configura la imagen de Cristo Resucitado.


Las calles de la capital se engalanan para recibir al Santísimo, de los balcones penden colgaduras, el suelo se cubre con juncia, juncos, romero, hierba buena, matranzos...que al ser pisados desprenden un aroma muy agradable, las cofradías colocan bellos altares callejeros ejemplo de arquitectura efímera con obras artísticas de gran valor en los que predomina el tema eucarístico como motivo central. No podemos tampoco olvidar la importancia que tiene también el día del Corpus en la provincia, destacando localidades como Baeza, Villacarrillo, Jamilena y Villardompardo en las que se engalanan todas las calles por las que discurre la procesión.

video

foto de la Custodia tomada del tomo 5 de La Catedral de Jaén pág 71; video: archivo fotográfico Seturja

No hay comentarios:

Publicar un comentario