jueves, 11 de junio de 2009

FERIA Y FIESTAS DE LA VIRGEN DE LA CAPILLA

Cada año cuando llega el mes de junio, el barrio de San Ildefonso se llena de bullicio y torna en diversos colores porque son sus fiestas, festejos ligados a la patrona de Jaén: la Virgen de la Capilla. La imagen de la Virgen es muy querida y venerada por el ingente número de devotos con que cuenta. En la primera entrada de este mes comentábamos El Descenso de la Virgen, en la entrada de hoy, nos centraremos en la imagen de la Virgen, en su devoción y en las fiestas en su honor.

La talla de la Virgen es de estilo gótico y es de autoría desconocida, data de la época del rey Fernado III (siglo XIII). Mide unos 70 cm de altura y está serrada por la espalda, lo que hace suponer que en su origen debió formar parte de un retablo. Iconográficamente representa a una Virgen erguida en actitud de caminar (Hodigitria - Virgen Conductora) descansando sobre un cojín que le sirve de base. Es una imagen de talla completa estofada, en su brazo izquierdo lleva al Niño Jesús desnudo que porta una fruta o bola y en la mano derecha un cetro, coronada con una leve diadema que descansa sobre una melena castaña clara repartida en mechones. El rostro de tez clara , con cara redondeada, boca menuda y ojos almendrados pintados. Muchos autores vinculan a la imagen con la tradición de las Vírgenes negras aunque tras la última restauración se comprobó que esa tez oscura de la imagen era debida al humo de las velas que los fieles depositaban en su capilla. Hasta 1.984 se mantuvo la tradición de vestir a la imagen con sayas y mantos, ocultando así su talla total. De este año a 1.997 a la imagen se le quitó la saya para que se contemplara su aspecto original. En la actualidad la Virgen aparece ataviada diariamente con su manto que deja ver la talla debajo y sólo en procesion aparece completamente vestida. Importante la orfebrería que posee la imagen al igual que la colección de mantos conservados en su Casa-Museo destacando los siguientes:
  • Manto de color blanco de damasco brocado bordado en tisú de oro. Donado por la Reina Isabel II, en 1864.
  • Manto color rojo de terciopelo bordado en oro. Donado en 1908 por los Condes de Corbul. Fue muchos años el manto utilizado para las ocasiones solemnes por su espléndido bordado.
  • Manto de color rosa de seda bordado y encaje en plata. Donado por Dª Teresa Fernández de Villalta y Coca, presidenta de la comisión de señoras que trabajó por la coronación de la Virgen. Se estrenó el 11 de Junio de 1930, en el solemne acto de la Coronación.

La importancia de la Virgen de la Capilla en la ciudad es tal que fue coronada en 1930 por el cardenal Segura y posteriormente recoronada en 1956. En lo referente a la devoción a la Virgen hay que remontarse a los tiempos de la Reconquista de Fernando III en la que el culto a la Virgen María estaba muy inculcado en la ciudad: iglesias, conventos y ermitas. Existían numerosas advocaciones y entre ellas la de la Virgen de la Capilla, que poseía sus propios devotos incluso antes del Descenso, que se incrementaron posteriormente como lo atestigua el libro de integrantes de la Cofradía en 1.522 (Academia Bibliográfica Mariana).

video

fotos: archivo Seturja y Revista El Descenso

En cuanto a la fiesta de este barrio se mezcla lo lúdico y lo religioso; en los actos lúdicos destacan los pasacalles, las diversas actuaciones musicales que amenizan las veladas en este barrio y la típica gastronomía que ofrecen las distintas tabernas. En el ámbito religioso la fiesta se centra en los cultos a la Virgen: besamantos, novena, rosario de San Bernarbé, Misa de Cabildos y Procesión de la Virgen. Días intensos en los que importa la convivencia, el salir a la calle y disfrutar del ambiente festivo de nuestro Jaén.


video

fotos: archivo Seturja

WEB COFRADÍA

http://www.virgendelacapilla.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario