lunes, 10 de agosto de 2009

MARCELO GÓNGORA, EL MAGRITTE JIENNENSE

La magia de las esculturas y pinturas de este ubetense reflejan escenas cotidianas de la vida recreadas de tal forma que llegan a ser instantáneas fotográficas. Representadas entre lo real y lo onírico, dejan impactado al espectador que no sabe si lo que contempla es real o es una ilusión óptica. Surgen en este punto preguntas interiores como ¿fotografía o pintura, o es una mezcla? ¿surrealismo o hiperrealismo?. En la obra de Góngora confluyen vivencias personales que parten de su propia infancia (cariño materno, paisajes de Úbeda…) al igual que el autodidactismo y la preocupación por indagar en su propio estilo artístico que le han hecho recorrer una evolución artística tanto en lo profesional como en lo personal llegando a esa madurez creativa.

En sus obras se respira cierta atmósfera de neblina húmeda, atardeceres de ensueño…sin recurrir a la tristeza ya que el optimismo del artista nos asoma al pasado no de una forma melancólica sino de una forma eterna, en la que ese pasado se hace presente. La textura de sus obras son táctiles, cables, bombillas, bolsas de agua, sogas…que nos induce a querer tocarlas con nuestras manos. A Góngora es adecuado situarlo en el denominado Realismo mágico que se preocupa estilísticamente por el interés de mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común. La finalidad de este movimiento no es la de suscitar emociones sino más bien expresarlas y es, sobre todas las cosas, una actitud frente a la realidad. Buscan dar verosimilitud interna a lo fantástico e irreal, a diferencia de la actitud nihilista asumida por las vanguardias como el surrealismo.

En Marcelo Góngora encontraremos calidez, complicidad, ternura…que nos pueden remover el baúl de los recuerdos de la memoria. Lo mismo es un buen compañero de viaje con una maleta de cartón piedra cargada de las mejores experiencias: la vida cotidiana en sí misma; que te arrastra a la picaresca de la niñez... Pasear de su mano y contemplar los rostros de los lugareños y disfrutar de sus frutas que se materializan en esculturas…porque Marcelo Góngora es un artista, y cuando se es bueno, mejor, porque perdurará eternamente en la retina… El Arte evoca el misterio, sin el cual el mundo no existiría " Rene Magritte.

video


Las fotografías están protegidas por la propiedad intelectual del autor y para cualquier reproducción hay que pedir autorización al mismo. Para más información mirar la web del artista:

http://www.marcelogongora.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario